La pro actividad… mejor con medida

En busca de asesoría en materia penal uno de nuestros afiliados acudió a nosotros, el Dr. Jorge Peña, abogado interno en derecho penal y disciplinario, fue el profesional encargado del caso. 

Al afiliado le adelantaba investigación un Fiscal Penal Militar por el punible (castigable) de fuga de presos. A él, miembro de la Fuerza Pública, le asignaron el cuidado de un detenido por rebelión, y la investigación inició toda vez que en un traslado realizado al detenido, éste se fugó. La búsqueda radicó en que supuestamente nuestro defendido no realizó el transporte con las suficientes medidas de seguridad.

El Dr. Peña asumió la defensa del afiliado, quien hubiera podido ser sancionado penalmente con sentencia de prisión y desvinculado de la entidad, pero con el análisis y argumentación del profesional fue absuelto; demostrándose que dentro de las funciones propias del cargo del defendido y la instrucción para el desempeño de sus funciones, no está la del cuidado y traslado de detenidos, pues para ello existe una estricta formación y existe el Cuerpo de Custodia y Vigilancia del Inpec.

Bajo estos argumentos y con el material probatorio allegado, el abogado de Fidare demostró que en el militar no debía ni podía recaer la vigilancia estricta de una persona privada de la libertad con pena de prisión.

Allegar las pruebas pertinentes en el momento oportuno, analizar a fondo un caso y estructurar de manera adecuada y con una precisa argumentación la defensa de una persona es trascendental, especialmente cuando se trata de la libertad de nuestros afiliados. Ello se evidenció en un proceso adelantado contra uno de nuestros afiliados miembro de la Fuerza Pública, en el que gracias a la asesoría y representación del Dr. Peña, fue absuelto y recobró su libertad.

Todo por escrito…

En este caso el cliente es una beneficiaria de un afiliado, la Sra. compró una casa hace 20 años y sólo hizo un contrato de compraventa pero nunca firmó la escritura, la beneficiaria perdió todo contacto con los vendedores. El abogado decide iniciar un proceso de pertenencia, donde se demuestra que había un contrato de compraventa y que era ella quien debería figurar como legítima propietaria del bien.

Así la sentencia ordena la inscripción del bien ante la oficina de Instrumentos Públicos y se legaliza la propiedad a favor de nuestro cliente.

El que nada debe nada teme

Un afiliado hace una consulta acerca de una deuda que no tenía respaldo documental, es decir, no tenía nada firmado por el deudor, el abogado decide iniciar un proceso interrogatorio de parte como prueba anticipada. Se logra así preconstituir la obligación, la cual quedó reflejada en la sentencia. Con esta se inicia el proceso ejecutivo y en la actualidad el deudor tiene embargado el salario, el afiliado está recuperando su dinero.

El ADN y la paternidad

Se presentó el afiliado con duda sobre la paternidad de una de sus dos hijas, una vez consulta con el abogado, este le sugiere realizar la prueba de ADN a las niñas para demostrar que una era su hija biológica y la otra no.

Con la sorpresa que ninguna de las dos menores eran hijas suya, por lo cual el abogado inicia el proceso de impugnación de paternidad logrando de esta forma que el afiliado no respondiera más por las obligaciones de un tercero.

Cuando la integridad personal se ve comprometida

El afiliado fue asistido por el Dr. Jorge Peña, dentro de un proceso Penal Militar llevado en contra del afiliado por lesiones personales culposas, se llegó a la etapa de juicio donde gracias a los argumentos de la defensa se logró eximir de toda responsabilidad al afiliado, por los hechos  investigados al lograr que en sentencia de primera instancia, fuera absuelto de los cargos endilgados.

Si la libertad de la familia está en juego

El afiliado solicito servicio jurídico para su esposa, a quien se sindicaba del supuesto delito de hurto y se encontraba privada de la libertad al ser capturada por las autoridades. El Dr. Jorge Peña asistió jurídicamente a la beneficiaria en la Unidad de Reacción Inmediata (URI) de Paloquemao,  donde se logra negociar con la  fiscalía la libertad de la señora, de igual forma, a que no se le imputaran cargos por el delito investigado. Fue exonerada de toda responsabilidad, pues la fiscalía considero que no existía mérito para continuar con la  investigación.

¿Desconocimiento de las funciones asignadas?

El afiliado enfrentaba dos procesos disciplinarios en la policía, uno de ellos por supuesto incumplimiento a órdenes impartidas y otro por supuesta  insubordinación. La defensa del Dr. Jorge Peña se enfocó en probar en uno y otro caso, que el superior no sabía cuáles eran las funciones que  tenía asignadas el afiliado dentro de la institución, y por lo tanto la orden se impartió indebidamente.

Por esta razón se solicitó a la oficina de control interno disciplinario el archivo del  proceso, solicitud que fue  acogida por el despacho.