El que nada debe nada teme

Un afiliado hace una consulta acerca de una deuda que no tenía respaldo documental, es decir, no tenía nada firmado por el deudor, el abogado decide iniciar un proceso interrogatorio de parte como prueba anticipada. Se logra así preconstituir la obligación, la cual quedó reflejada en la sentencia. Con esta se inicia el proceso ejecutivo y en la actualidad el deudor tiene embargado el salario, el afiliado está recuperando su dinero.

El ADN y la paternidad

Se presentó el afiliado con duda sobre la paternidad de una de sus dos hijas, una vez consulta con el abogado, este le sugiere realizar la prueba de ADN a las niñas para demostrar que una era su hija biológica y la otra no.

Con la sorpresa que ninguna de las dos menores eran hijas suya, por lo cual el abogado inicia el proceso de impugnación de paternidad logrando de esta forma que el afiliado no respondiera más por las obligaciones de un tercero.