Todo por escrito…

En este caso el cliente es una beneficiaria de un afiliado, la Sra. compró una casa hace 20 años y sólo hizo un contrato de compraventa pero nunca firmó la escritura, la beneficiaria perdió todo contacto con los vendedores. El abogado decide iniciar un proceso de pertenencia, donde se demuestra que había un contrato de compraventa y que era ella quien debería figurar como legítima propietaria del bien.

Así la sentencia ordena la inscripción del bien ante la oficina de Instrumentos Públicos y se legaliza la propiedad a favor de nuestro cliente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s